DeportesDestacadoMLBNoticias

El jugador más esencial de cada equipo en los playoffs

151views

NUEVA YORK.-  Desde que Reggie Jackson acuñó la frase “el palito que mueve la bebida” – al menos en términos del lenguaje del béisbol – allá por el año 1977, ha servido para describir al jugador más decisivo de cada club.

Ahora que empieza la postemporada del 2023, es el momento adecuado para analizar cuál jugador de cada equipo de postemporada tiene el mayor impacto a la hora de llevarlos al triunfo.

ORIOLES: Adley Rutschman

Ningún jugador del roster de Baltimore ha tenido tanto impacto en el club como Rutschman. El receptor de 25 años aporta un enfoque constante en el plato, una sólida defensa en la receptoría y una fuerte relación con el cuerpo de pitcheo. Para que la ofensiva de los Orioles alcance su máximo potencial, necesitan que Rutschman ponga la mesa desde el primer o segundo turno del orden. Su gran capacidad de embasarse les da más oportunidades de producir carreras a toleteros como el venezolano Anthony Santander y Ryan Mountcastle. — Jake Rill

RAYS: Randy Arozarena

El cubano Yandy Díaz es su mejor bateador y acaba de coronarse campeón bate de la Liga Americana. El mexicano Isaac Paredes ha sido su mayor amenaza de poder y su mejor productor de carreras. Pero nadie puede llevar a los Rays a otro nivel como el cubano Arozarena. El estelar patrullero estuvo espectacular durante los primeros tres meses, pero llegó en silencio al último fin de semana de la temporada regular, ligando para apenas .219/.317/.362 desde el 1ro de julio.

Sin embargo, Arozarena tiende a encontrar otra velocidad en los escenarios más grandes, desde su postemporada récord en el 2020 hasta su actuación en el Clásico Mundial de Béisbol de este año. Con un amplio grupo de bateadores clave de los Rays marginados por lesiones, ha llegado una vez más la hora para que Arozarena brille. — Adam Berry

AZULEJOS: George Springer

Ésta es la temporada de Springer. Incluso en un equipo con jóvenes estrellas como Bo Bichette y el dominicano Vladimir Guerrero Jr., los Azulejos recurrirán a Springer en los momentos más importantes de la postemporada. Esta organización le dio el contrato más grande de su historia (seis años, US$150 millones), porque Springer es un jugador de playoffs, con un OPS de .889 y 19 jonrones en 65 juegos de postemporada. El veterano marcará la pauta para el resto del lineup como primer bate, incluyendo a Bichette y Guerrero justo detrás de él. — Keegan Matheson

MELLIZOS: Royce Lewis

Ésta es una estadística real: Lewis tiene una línea de .385/.452/.785 (OPS de 1.237) en su carrera con corredores en posición anotadora. Parece estar hecho para el gran momento. ¿De qué otra manera se puede explicar que un novato conecte cuatro grand slams en 20 días, apenas unos meses después de regresar de desgarros consecutivos del ligamento cruzado anterior? Es el tercero del equipo en carreras impulsadas (52), a pesar de haber disputado sólo 58 partidos.

En lugar de empeorar a medida que la liga se ha adaptado a él, ha mejorado. Lo único que puede detenerle es la salud. ¿Podrá recuperarse de una distensión en la corva a tiempo para el martes? — Do-Hyoung Park

ASTROS: José Altuve

Si el apodo de “Mr. Octubre” no estuviera ya en manos de Jackson, el venezolano Altuve podría solicitar una patente. Ha sido uno de los jugadores de postemporada más decisivos en la historia del béisbol, con 23 cuadrangulares de por vida en playoffs/Serie Mundial – incluido un bambinazo de oro que les dio el banderín de la Liga Americana a los Astros en el 2019 – lo que lo coloca en el segundo lugar en vuelacercas en postemporada en la historia de las Grandes Ligas.

Altuve marca la pauta en la parte superior del orden de Houston. Cuando los Astros apalearon a los Rangers durante tres juegos en Texas a principios de septiembre, Altuve lideró el camino, yéndose de 15-7 con cinco bambinazos. Si se embasa y arma “rallies” en octubre, la ofensiva de los Astros va a estar muy bien. — Brian McTaggart.

RANGERS: Marcus Semien

Disculpas a Corey Seager, quien está teniendo el mejor año de su carrera. Pero Semien, el primer bate de Texas, ha demostrado que cuando a él le va bien, a los Rangers les va bien. Encabezó la Liga Americana con 10 cuadrangulares abriendo partidos y se ha perdido un solo juego en sus dos temporadas completas en Texas. Es, sin duda, el líder de este equipo, y los jugadores jóvenes se fijan en él a diario. Puede que no tenga el estilo del cubano Adolis García o la consistencia de Seager, pero Semien mantiene a esta ofensiva – y a este equipo – moviéndose en la dirección correcta. — Kennedi Landry

BRAVOS: Ronald Acuña Jr.

Ya sea disparando 40 jonrones o más o robándose 70 bases o más, Acuña fue un jugador electrizante a lo largo de la campaña. El patrullero derecho de los Bravos aporta una increíble combinación de poder y velocidad desde el puesto de primer bate. Su habilidad para crear oportunidades de anotar de manera regular ayudó a Matt Olson a imponer un récord de la franquicia de los Bravos en la Era Moderna en carreras empujadas. Ozzie Albies y Austin Riley también produjeron 95 carreras o más cada uno.

Acuña se convirtió en el primer jugador de MLB en registrar una temporada de 40-70; nadie se había robado más de 46 almohadillas durante una temporada de 40 cuadrangulares. Acuña llevó su juego a niveles nunca vistos en el 2023 y ahora, el venezolano está listo para brillar con más intensidad durante la postemporada. — Mark Bowman

FILIS: Bryce Harper

Sus compañeros lo llaman “The Showman_” por un motivo: Está hecho para los grandes momentos y a menudo responde. Todos recuerdan el jonrón para ganar de Harper en el Juego 5 de la SCLN del 2022, el cual catapultó a los Filis a la Serie Mundial. Harper está listo para volver a brillar en la postemporada del 2023, tras perderse el primer mes de la campaña debido a una cirugía Tommy John.

El toletero zurdo necesitó de un par de meses para entrar en ritmo, pero Harper no sólo ha vuelto a batear para poder, sino que también se está embasando con frecuencia y jugando una sólida primera base, un aspecto clave que le permite a Kyle Schwarber fungir como bateador designado y mejorar la defensa en el bosque izquierdo. _– Todd Zolecki

MARLINS: Luis Arráez

El venezolano Arráez se convirtió en el único jugador en la historia de las L.A./L.N. en ganar el título de bateo en cada circuito en temporadas consecutivas. Desde que llegó procedente de Minnesota a cambio del derecho venezolano Pablo López, Arráez ha sido el preparador de mesa en la cima de la alineación y un líder en el clubhouse. “La Regadera” bateó .403 con OPS de 1.028 en los triunfos de su equipo y “solamente” .301 con OPS de .676 en las derrotas.

Arráez también fue un bateador oportuno, ya que tuvo promedio de .434 con corredores en posición de anotar esta campaña. — Christina De Nicola

CERVECEROS: William Contreras

Los Cerveceros podrían haber ejecutado el mejor canje de la pasada temporada baja cuando adquirieron a Contreras, un receptor venezolano de 25 años con cinco años de control contractual, junto con el relevista dominicano Joel Payamps en un cambio entre tres escuadras que involucró a los Bravos y a los Atléticos. Contreras fue el Jugador Más Valioso de Milwaukee a la ofensiva en 2023 y al mismo tiempo se convirtió en el careta más reciente de los Cerveceros en dar un importante paso hacia adelante, especialmente en el departamento de cuadrar pitcheos.

Otro aspecto impresionante de Contreras ha sido su durabilidad; tras imponer una marca personal con 376 visitas al plato la temporada pasada con los Bravos, el venezolano superó los 600 turnos este año. — Adam McCalvy

DODGERS: Mookie Betts

Freddie Freeman o J.D. Martínez bien podrían estar en esta lista, pero los Dodgers vuelan por todo lo alto cuando Betts está jugando a un nivel de JMV. Durante el trecho que llevó al equipo a ganar la Serie Mundial en 2020, Corey Seager fue el bateador más encendido del planeta; aun así, los Dodgers se atrevieron a decir que llegaron tan lejos como Betts llegó.

Si los azules desean ganar su segundo título de Serie Mundial en cuatro años, tendrá que ser Betts quien se eche el equipo al hombro. — Juan Toribio

D-BACKS: Corbin Carroll

Carroll es la chispa que prende a la ofensiva de Arizona. Posee una rara combinación de poder y velocidad élite, como se hizo evidente al convertirse en el primer novato en la historia de MLB en conectar por lo menos 25 cuadrangulares y estafarse 50 bases o más. Aunque tiene el poder para sacarla del parque, Carroll también puede embasarse con un toque sorpresa y estafarse la segunda base (y a veces la tercera) para colocarse en posición anotadora.

Los infielders de la oposición suelen apresurarse a la hora de querer sacarlo en la inicial, ya que siempre es una amenaza para llegar quieto con un roletazo de rutina. Si Carroll está carburando en la cima de la alineación, los D-backs anotarán algunas carreras. — Steve Gilbert

MLB.COM

Leave a Response